header-11
noticiudadba-copia2

ANUNCIAN MEJORAS EN EL BARRIO CHINO

Desde el gobierno porteño anunciaron que las obras comenzarán en dos semanas y estarán listas a fin de año.  Se ampliarán las veredas de las calles Arribeños y Mendoza y se renovarán las luminarias por luces LED. También se mejorará el arco de ingreso.

Los trabajos, a cargo de la empresa Altote SA, estarán listos a fin de año y demandarán una inversión de 11,3 millones de pesos. Según el comunicado del Ministerio de Ambiente y Espacio Público, la intención es preservar su valor cultural y revalorizar la actividad comercial oriental que allí se realiza.

La intervención comenzará con la ampliación de las veredas de la calle Arribeños, entre Juramento y Olazábal, y la nivelación con la calzada para mejorar la circulación, darle prioridad al peatón y disminuir el tránsito de los vehículos. A su vez, se unificarán las baldosas de todas las cuadras, se colocarán bolardos para evitar que los autos circulen por la vereda, se renovarán las luminarias por luces LED y se plantarán árboles.

El segundo paso será la calle Mendoza, entre Montañeses y las vías del ferrocarril, y la renovación e iluminación del arco de ingreso ubicado en Arribeños y Juramento. Esta estructura de cemento y piedra fue traída especialmente desde China. Mide 11 metros de altura, tiene tres niveles de tejas y los extremos de los techos están adornados con dragones; cada columna termina con un león de piedra tallado en la base.

El proyecto que anunció el Ejecutivo porteño llega con una demora de seis años. Durante el 2009 la Ciudad había intentado llevar a cabo el mismo plan de renovación, pero fue frenado por un grupo de vecinos. Argumentaban que el Gobierno porteño no había realizado el estudio de impacto ambiental, por lo que la jueza Patricia López Vergara firmó una medida cautelar y paró las obras. Ahora las obras fueron validadas por diferentes áreas de Tránsito, la Agencia de Protección Ambiental y la Dirección General de Sistema Pluvial.
Un barrio que crece

Surgido durante la década de 1980 con el asentamiento de inmigrantes orientales (principalmente de Taiwán), el Barrio Chino abarca cuatro manzanas del Bajo Belgrano y se ha convertido en un polo turístico por su variada oferta de comercios, restaurantes y templos orientales.

Originalmente esta zona era conocida por los festejos del Año Nuevo Chino, pero con el pasar de los años se fue haciendo cada vez más popular. Todos sus locales se llenan de visitantes los sábados y domingos, así como durante la tradicional celebración entre fines de enero y principios de febrero, en el que se realiza el baile del Dragón.

 

Fuente Diario La Razón

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *